georgios-iakovidis-una-mujer-triste-pintores-y-pinturas-juan-carlos-boveri
¿Por qué huyes de mí, 
amor mío; despavorido,
como si fuera yo un fantasma?
Me arrastré por ti,
hacia las sombras;
hacia el vacío impetuoso
de la nada.
No calles ahora,
¡dime algo!
Qué; mi tristeza acaso,
¿poco importa…?
Tiempo ha, que las luces se apagaron.
Y sólo reina el caos
nocturno, de la discordia.
Si me visitas, tenue,
cual lacónico destello,
recuerda, al menos,
saber cuál es mi nombre.
Oh, amor mío, no temas.
No sigas huyendo.
¿Por qué de mí, te apartas?
¿Por qué de mí, te escondes…?
-LbS…
Anuncios