Permanece firme, corazón.
Mantén el equilibrio,
sin entregar el control.
Domina tus impulsos;
no pierdas la razón.
En este juego sólo gana
aquel que vence al desamor.

 

—Lihem ben Sayel.

Anuncios